Comer bien solo se puede si elijes bien para cada ocasión

Las circunstancias nos llevan a buscar un restaurante son tan diversas como la vida misma. Por eso cuando elijo un restaurante tengo en cuenta distintos factores en función de la ocasión.

El único factor que siempre coincide quiero COMER BIEN.

Las comidas con amigos: Queremos comer bien o muy bien. Normalmente suelen ser restauradores o cocineros como yo, lo cual nos lleva a probar restaurantes de colegas o compañeros de profesión, movidos principalmente por la curiosidad o los buenos comentarios. En estos casos se suele hacer una excepción y no se suele mirar el precio (a no ser que sea prohibitivo) y se suele optar por el menú degustación.

En el caso que sea comida entre amigos, no gourmets, todo cambia.

LAS COMIDAS FAMILIARES O CELEBRACIONES:

En este caso busco restaurantes más tradicionales, con una oferta más variada y una cocina de mercado. Servicio más relajado, aquí lo que busco es comer bien, local espacioso, no demasiado ruidoso y pocas complicaciones. Facilidades que cubren los gustos de unos comensales con gustos diversos, ya que en estos casos se suelen juntar abuelos, sobrinos, etc… siempre es una buena opción comer a la carta. Y la relación calidad precio suele ser fundamental ya que en ocasiones es una persona que paga la factura total. También valoro los establecimientos que disponen de zona infantil, terraza o parque donde los más pequeños, pueden jugar mientras disfrutamos de una agradable sobremesa.

COMIDAS DE DOMINGO:

Suelen ser comidas con mi mujer y nuestros hijos. Igual como en el caso anterior prima el espacio, facilidad de elección y la calidad-precio. Suelen ser restaurantes con cocina de mediterránea en Valencia y alrededores. Y la opción de comer a la carta es fundamental. Si mis hijos no comen bien, no comeremos nadie bien y no disfrutaremos de la comida 🙂

COMIDAS EN PAREJA:

Esta circunstancia de la que menos se da mi caso, porque en hostelería es complicado disponer de tiempo liebre con tu pareja. De todas formas, cuando se da el caso suele ser de dos formas:

Improvisada:

Surge ocasión de ultima hora y lo que suelo buscar es probar algún restaurante moderno, nuevo o ir a algún restaurante conocido que hace tiempo no visito. El precio no suele marcar la decisión, más tu estado de ánimo y apetencia.

Planificado:

Otra comida para comer bien o muy bien. Ya que suelen ser fechas que llevamos ya unos cuantos días pensando que vamos a tener un rato juntos. En estos casos buscas entre los mejores restaurantes de Valencia o de fuera, si estas de viaje. Pueden ser restaurantes elegantes, restaurantes de lujo o restaurantes con encanto especial. Muchas veces sobre todo si es fuera de tu zona buscas restaurantes guía Michelin o restaurantes Guía Repsol, para hacer una primera selección de lo que hay en la zona.  Después preguntar a amigos que conozcan la zona y vas acotando la oferta.

Otro factor que a mi me influye es mucho, es que el restaurante sea de cocina de temporada, pues me gusta saber donde y cuando estoy en un lugar, conoces sus productos y disfrutas de ellos en su mejor momento. Aquí el precio no es factor determinante. Un día único no tiene precio.

Julio 2020

Enrique Medina,

Chef Apicius